domingo, 31 de enero de 2010

carta a un hermano


Querido J,

Supongo que cuando esta carta te llegue te vas a sorprender. Verdad que no creías que fuera capaz de escribir? Pues ya puedes comprobar que sí, que sé escribir y que además no se me da tan mal. Siempre me trataste de paleto y, en el fondo, no era así. Bueno, todos hemos cometido errores.

Creo que si te mando esto es porque tengo ganas de contarte el mío. O las razones, almenos, que no se quede esto en silencio. Me mata el silencio. Aquí hay mucho y no solo a la hora de la siesta. Parece que las palabras que no decimos dejan de existir y así dan menos miedo. Es dura, la vida en estas cuatro paredes. Muy dura.

Al principio, quizás no me di cuenta, pero luego, luego todo fue yendo a peor.

La maté porque era mía. Tan mía como nunca lo había sido nadie. como un perro pero en persona. Quizás ella no llegó a saberlo, pero su futuro era permanecer conmigo. Nada mas. Las cosas grandes las dejamos para las personas que saben hacerlas, y lo que mejor se le daba era hacerme feliz. Le habría comprado una casa, un jardín, hasta la habría dejado tener el jodido perro que tanto pedía, que mas da . . . Pero no quiso. La muy hija de puta no quiso. Libertad pedía, J, libertad? Que mierdas es la libertad? No sirve de nada. Yo la ofrecía todo lo que podía querer. Sin mas. Y ella seguía dándome la vara con la patraña esa de la libertad. Traté de encerrarla pero no pude. Traté de golpearla pero tras los golpes siempre quería que la curaran. Quizás la odiaba, pero también la quería tanto que no habría podido soportar que nadie mas la hiciera daño. Solo yo la podía hacer daño.

Pero se fue, no la podía vigilar las 24 horas. Un día cogió y se fue. Y los cabrones de los verdes vinieron a buscarme a mi casa y me regalaron un puto papelito de que no podía ir a verla. Nunca mas. Pero como coño se entendía eso? Así que empecé a seguirla, quería ver todos sus pasos. Y un día la vi con ese tío. La muy cabrona. La que me escribía te quiero debajo de las notas. Y en ese momento, deseé matarla mas que nunca. Y el día llegó, yo, vestido de negro, en su portal. De noche. El cabrón la dejó en la esquina porque ella, como siempre, no quiso follar, puta frígida. Y la maté, 15 cuchilladas. En el suelo. Gimió. Pero estaba muerta. Estaba muerta y me iba a dejar en paz. Joder, que alivio. Matar me sentó de puta madre. Y aunque tenga que cargar el resto de mi vida con la culpa, sé que ese fue mi minuto de oro, el momento estelar del prime time de mi vida.

Y así fue la historia.

Ahora, me voy a tener que comer la carta, porque realmente no te la puedo mandar. Tengo demasiado que no contar. Pero ya te lo he dicho, que yo no voy a hablar con la policía de nada. Demasiado habló la zorra esa. La que me jodió la puta vida.

Tu hermano que te quiere.

45 comentarios:

  1. Desgraciadamente, hay muchas historias así.

    A S, que no nos la pudo contar.

    ResponderEliminar
  2. "Parece que las palabras que no decimos dejan de existir y así dan menos miedo" qué cierto...

    Me pone los pelos de punta lo que has escrito, de verdad. Pero qué te voy a decir, ya lo sabes.

    Qué desgracia que exista gente así en el mundo.

    Muaa, petite.

    ResponderEliminar
  3. que fort

    has descrito a la perfección todos y cada uno de los perfiles de los protagonistas:

    él, ella y los de fuera

    no soy de realismo literario, pero tu texto me gustó :)

    un besete guapa

    ResponderEliminar
  4. =O Me he quedado con una sensación como de vacío... desgraciadamente hay muchos así, y personas que se siente realmente bien cuando matan... increíble tu texto, genial contado! Un beso =)

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué cojones es la libertad? Hasta yo misma,que creo tenerla, me lo pregunto. Y con más razón supongo.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Esto sucede demasiado a menudo... Espero qu encontremos la forma de pararlo...

    ResponderEliminar
  7. Espeluznante (y demasiado frecuente) historia, contada de forma maravillosa.

    Espero vivir el día que se descubra qué lleva a un "hombre" a esperar durante horas escondido, cual alimaña, para asestar hasta 63 puñaladas (caso verídico, que hay que darlas, una detrás de otra) a una mujer con la que has convivido. O a prenderle fuego, delante de los hijos. Llamarlo "simplemente" machismo, me parece un eufemismo.

    ResponderEliminar
  8. Hay diversas opiniones, acerca de Avatar. A mí, realmente me encantó el diseño de los dibujos, y creo que el tema que da a entender del país americano, es bastante bueno. En cambio, para mí, el final dejó mucho que desear, pero sí es una película que recomiendo.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabes mi opinión, sí, quizás sea dura. Pero nos abre los ojos. Esto sigue existiendo y eso es lo peor.
    Un besito catalana :)

    ResponderEliminar
  10. "Mi" mujer... que terribles connotaciones...

    ResponderEliminar
  11. la quería tanto , que me dejé el hierro en la herida para morir más despacio ....
    aunque ella ya no estuviera viva para verlo..

    ResponderEliminar
  12. En vez de comérsela, mejor que la queme, el viento se llevará las cenizas.

    ResponderEliminar
  13. es muy fria, dolorosa y a la vez magnifica. Cuanta triste realidad reflejas...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Genial. Comprender no es justificar. Y el final, más genial.

    ResponderEliminar
  15. muchas no, demasiadas.
    todos queremos libertad, y hay gente que no lo comprende.
    a mi me ha matado el final.
    la que me jodio la puta vida.
    tu hermano que te quiere.

    ResponderEliminar
  16. El relato es duro, la narración...que no supe qué decir.

    ResponderEliminar
  17. Que duró y fuerte, lo has plasmado increiblemente bien, hay individuos que se creen con el derecho y el poder sobre la vida de otras personas y sus libertades...
    De verás la piel de gallina

    ResponderEliminar
  18. Uffff, qué mal cuerpo se me ha quedado...

    ResponderEliminar
  19. Hola Mariona.
    Me gustaría que me explicaras el msje que dejaste en emi blog.
    gracias,

    ResponderEliminar
  20. Wao. Por muy mala que sea una persona, nunca merece ser asesinada..
    ¡Un beso grande! <3

    ResponderEliminar
  21. El verdadero problema es que "Solo yo la podía hacer daño." no lo piensan. No les hacen daño. Las quieren, las cuidan.

    Esos tíos están enfermos, deberían encerrarles, sí, pero en el manicomio. Antes de que tuvieran tiempo a tener su minuto de gloria.

    ResponderEliminar
  22. Es una pena que existan cosas asi, una lastima...
    Pero es la realidad, por muy dura que sea.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Asu!!! pero matarla??? llegar al extremode matarla...??? no, no creo debe estar enfermo. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Ya te lo dije...bufff, es brutal...Es durísimo y digno desde luego de una escritora valiente.

    ResponderEliminar
  25. Me recuerda a una historia que escribí hace tiempo. Aún lloro cuando la rescato del cajón, donde yace acompañada de todo ese polvo que no quiero limpiar.

    ResponderEliminar
  26. No hay arrepentimiento y lo que es peor, sigue pensando que "era suya". Una cantinela que estamos hartos de escuchar... que se pudra en prisión.

    ResponderEliminar
  27. La gente y su mala leche y su sed de venganza y su alegría por la victoria.
    Dios nos libre de cruzarnos en nuestra vida con alguien así.
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. dios!! has conseguido ponerme los pelos de punta y mira que lo hacen pocas cosas...
    que carta más fuerte...
    te envidio, por expresar tantas cosas en una sola carta y por saber ponerte tan bien en el papel de ese maltratador,a la vez, loco de amor también.

    ResponderEliminar
  29. A veces no es tan malo ser hijo único...

    ResponderEliminar
  30. Duro..pero jodidamente real
    Un beso!

    ResponderEliminar
  31. Que brutal, lo malo de esa gente es que van de victimas y no se da cuenta de que se joden la vida ellos mismos y se la joden a los demás...

    Muy real, esperemos que esto cambie.

    ResponderEliminar
  32. Ep!!

    E fet un tomb x aki després d'un temps i buffff!! quant de talent... "Andrea" i els dos següents i aquest tmb... MAGNÍFICS!! Sobretot ma arribat molt el de la noia q es despulla, boníssim, tmb el d'Andrea, sembla q tinguin continuitat!

    Una salutació bloggera!!!

    ResponderEliminar
  33. tengo la piel de gallina...
    la realidad asusta, qué cierto!

    YA HE ESCUCHADO SU VOZ POR TELÉFONO :)
    y le tendré al fín a mi lado este sábado...
    gracias por compartir conmigo un pedacito de ilusión, te iré contando encantada!

    besitos de lacasito, M
    :) y feliz martes

    ResponderEliminar
  34. Me has dejado helada.

    De verdad.

    Si lo leo sin saber que lo has escrito tú, pienso que lo ha escrito èl.

    Y eso es bueno. Lo prometo.

    ResponderEliminar
  35. Gracias preciosa por avisarme de la mudanza.

    Me encanta el nombre de tu blog, cuando era pequeñita en casa había un acuario de peces tropicales a los que adoraba observar en su mundo de cuatro paredes.

    Besos!

    ResponderEliminar
  36. pues nada, sea como sea, sigues en la blogsfera y eso es lo que importa. Un beso GRANDEEE

    ResponderEliminar
  37. Si, claro! Aunque no sé que es una lista de blog jeje pero si es tuyo, me apunto sin pensarlo.

    ;)

    ResponderEliminar

¡ vomítame en los oídos !