miércoles, 6 de mayo de 2009

obsesiones.


Y de repente,te convertiste en la mas grande mis aspiraciones. Y poquito a poco me fui olvidando de . Tanto que ya solo tenía ojos para ti. Y te pensaba todos los minutos libres del día. Demasiado. Hasta que se convirtió en obsesión. Me perseguías por las noches, girabas todas las esquinas por las que yo iba. Y me conocías los rincones,me contabas las pecas y me marcabas los lunares en un mapa del tesoro invisible,infinito. Sin cortes. Y me decías yo te conozco… y eres mía.Y yo empecé a tener miedo. Quizás no me gustaba tanto ser un hilo. Quizás necesitaba algo nuevo. Ya sabes que nunca me gustaron los quizás con S. Y empecé a correr,a correr a la desesperada, a buscar una salida que no existía… y me di cuenta que para siempre era mucho tiempo . . .

6 comentarios:

  1. y el que ríe el último, ríe mejor.

    Para siempre...en efecto, es mucho tiempo.

    Dedicar sólo el tiempo necesario a las cosas, y sin son obsesiones, con mucha más razón.

    Un besito Petite.

    ResponderEliminar
  2. aysss que obsesión teneis todas con los quizá (con s o sin ella)...

    ResponderEliminar
  3. Para siempre, nunca, todo, nada...

    Las generalizaciones son necesarias, pero solo a veces.

    Olvidarse de uno mismo, y tener ojos solo para el otro, irremediablemente es un error. Un día te puedes dar cuenta de que ya nadie se acuerda de tí.
    Ni si quiera tú mismo.

    ResponderEliminar

¡ vomítame en los oídos !