lunes, 8 de febrero de 2010

oír tu voz . . .


Cuando espero tu llamada todos los teléfonos parecen mudos. Los vecinos del quinto dejan de chillar para que pueda oír el ruido que hace el móvil cuando no suena. Y las paredes se vuelven huecas para que el barullo que marea mi cabeza sea mas audible. Cuando espero tu llamada las horas se dilatan y se vuelven de chicle, los minutos duran tantos segundos que no soy capaz de contarlos, y los segundos duran tantos minutos que no me aclaro. Y las letras de los libros se mueven, tiemblan las corcheas de las partituras y no puedo concentrarme en el punto que me dibujé en la pared para estas ocasiones. Todo es inútil cuando espero oír tu voz. Tal vez tú no te das cuenta, pero yo sí. No puedo hacer otra cosa que pensar en ti. Y cuando por fin suena, mi lengua de trapo me juega una mala pasada y no puedo mas que decir estupideces o quedarme sin palabras. Se me enredan hasta las vocales, joder. Y luego me paso horas pensando en lo que te podría haber dicho y en cuando me vas a volver a llamar. No me pasa por la cabeza que puede que tu no me llames mas. Aún no.

49 comentarios:

  1. Cuando llamo, el susurro de tu presencia desboca mis latidos.

    ResponderEliminar
  2. Angustiosamente precioso.

    Muy orgulloso debería sentirse de dejarte, precisamente a ti, sin (bellas) palabras.

    ResponderEliminar
  3. ya te dije que me parecia de lo más realista.
    que aquí todos esperamos la llamada, y cuando llega la malgastamos. siempre pensamos en que pudimos haberla aprovechado más.
    y a cada segundo me gusta más la primera frase.
    pero era mejor la idea de "celular" yo lo sigo diciendo.
    te queda menos para madrid, feliz martes mariona.

    ResponderEliminar
  4. Acortar las distancias de las llamadas telefónicas. Me paso por aquí y te sigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Parece Pereza 4 y 26.
    Aunque bien pensado, las comparaciones nunca fueron buenas,
    eres tú, simplemente eso.

    ResponderEliminar
  6. Hola. Pues no nos conocemos, ni personalmente ni virtualmente. Así que... alguien al que le gusta, cada vez más, tu forma de contar las cosas. Aunque, a veces, el fondo... :S Un beso.

    ResponderEliminar
  7. El fondo?


    Aventúrate, escríbeme! :)

    (lateralderecho)

    ResponderEliminar
  8. Bueno, muchas veces es duro el saber qué no decir... pero aprenderemos, ¿no?

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. me pasa a menudo... esperar una llamada. Y cuando llega, no saber que decir y solo soltar estupideces, y colgar y que me vengan mil cosas que decir mejores que las que dije, o que me callé x nose que motivos...

    la foto genial, como el texto, como tu M, eres un amor.

    ResponderEliminar
  10. Es mejor dibujarse el punto en el techo. Más fácil.

    ResponderEliminar
  11. yo nunca digo ni la mitad de las cosas que pienso que tengo que decir. pero no pasa nada, ya se escaparán solas las palabras algún día.
    gracias por lo de las fotos:)

    ResponderEliminar
  12. Vaya, este te ha quedado bastante comprensible. xD

    ResponderEliminar
  13. Ay, el ruido ensordecedor del silencio de los teléfonos

    ResponderEliminar
  14. confía en que te llamará... ¿por qué no?

    biquiños,

    ResponderEliminar
  15. Y no hay punto ni pensamiento salvador que nos desvíe del foco de atención principal que parece gobernarlo todo. Marionetas de esos eternos minutos, horas, segundos, que más da.
    La voz suele salir como un ronquido, temblorosa y taquicárdica.
    Mon Dieu! la calve estará en sentir menos ...

    ResponderEliminar
  16. No hago otra cosa, que pensar en ti, por halagarte y para que se sepa (8)
    encantada, señorita

    ResponderEliminar
  17. Te has hecho un lío de cables telefónicos, un ordenado caos de voces y timbres. Todo ahí de un lado para otro.

    Y bueno, si no llama, llama tú.

    ResponderEliminar
  18. Y las letras de los libros se mueven, tiemblan las corcheas de las partituras y no puedo concentrarme en el punto que me dibujé en la pared para estas ocasiones.


    MUY LINDO!!!!

    ResponderEliminar
  19. las llamadas de teléfono son como la poción mágica.

    aunque yo prefiero ser obélix.

    (leyéndote, se me han ocurrido unos versos. gracias)

    besos

    ResponderEliminar
  20. Dice Max que gracias por llamarle guapo :)
    ¡Un beso! :3

    ResponderEliminar
  21. uf, esa sensación me la conozca...
    aunque siempre me dejas sin palabras chica :)
    espero que llame y no se te enreden más las palabras... ''salta por la ventana ¡valiente!''.
    Un besito de lacasito para mañana tener un precioso miércoles, M!

    :3

    te lo escribo con mi chinito mandarino al lado, jsjsjs

    ResponderEliminar
  22. La maleta? jáh!
    De momento inexistente, pero por poco.
    Estoy a dos días y cada vez con más nervios.

    Respecto a tu entrada, triste, pero preciosa.

    ResponderEliminar
  23. Seguro que no tienes por qué pensar eso. Seguro que vuelve a llamar :)

    ResponderEliminar
  24. Hay llamadas tan esperadas que cuando suceden las dejas pasar.
    ;)

    ResponderEliminar
  25. esperar minuto a minuto que un telefono suene parece una inmensidad... hasta que suena y te das cuenta de que merecio la pena esperar

    ResponderEliminar
  26. La proxima vez que llames te propondre ir a la tierra prometida*

    Es realmente neurotico cuando al ver el movil destaca: Buzon de entrada 0 Buzon de llamadas 0*

    besosdulces*

    ResponderEliminar
  27. Que razón tienes, cuantas veces despúes se siente uno estúpido, como habiendo sido incapaz de decir lo que queria y como queria...ains

    ResponderEliminar
  28. Ay, qué angustiosos esos momentos de espera...

    ResponderEliminar
  29. Eso de 'cuando espero tu llamada todos los teléfonos parecen mudos' me resulta taaaan familiar...
    Es precioso, me has hecho revivir muchos momentos.
    Besitos oxigenados.

    ResponderEliminar
  30. ¡Pero bueno! Que las llamadas no se esperan, se coge el teléfono y se llama.


    (un elefante
    azul eléctrico)

    ResponderEliminar
  31. Lo peor es la lengua de trapo, y quedarse sin palabras :S

    me gusta! :)

    ResponderEliminar
  32. Lo peor de todo es pensar de que el otro no siente lo mismo. Eso mata.

    Puede de que todavía esté esperando tu llamada
    xD

    ResponderEliminar
  33. ains... que bonito fue enamorarse por primera vez en una época en la que no había móviles... y el fijo de la casa de tus padres era terreno minado... ¡benditas cartas de amor!

    ResponderEliminar
  34. Un relato de lo más gráfico. Y precioso.

    ResponderEliminar
  35. de lo nervios puedo llegar a olvidar incluso lo que dije, solo sé que seguro no tenía sentido. :)

    diste en el clavo pececito! :)

    sonrisas inquietas

    ResponderEliminar
  36. (: decir estupideces y luego pensar en las cosas interesantes que podrías haber dicho..ains-.

    un besin

    ResponderEliminar
  37. No te vuelvas a quedar nunca más con las ganas de decir algo entonces!

    ResponderEliminar
  38. Algun dia volveras a tener esa sensacion con otra persona y ese dia habras aprendido a decirle absolutamente todo por si acaso, pero tal vez ese por si acaso ya sera innecesario.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  39. Ah, pero como las horas no se han hecho pompas, no vale.
    Noooo vaaaaaaale.
    xDDDDDD
    Y más Equisdé.

    ResponderEliminar
  40. Los cambios son peligrosos, pero a veces traen cosas tan buenas como ésta :)

    ResponderEliminar
  41. He leido varios de tus post e independientemente de la angustía que algunos desprenden, he de decirte que escribes muy bien.
    Te deseo lo mejor

    Encantado de entrar y comentarte

    ResponderEliminar
  42. Es algo tan cierto, tan bien expresado.
    Odio pensar que tendría que haber dicho y que no dije, pero es inevitable.

    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Primero decirte que me encanta tu nuevo blog. Yo también experimento esa sensación cada vez que hablo con alguien que me gusta. Es como los niños pequeños: que conocen más palabras de las que pueden expresa. Me he sentido muy identificada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Muchacha, me conmoviste. Voz estás enamorada y no lo ocultas. Un beso.

    ResponderEliminar

¡ vomítame en los oídos !